Ciberseguridad, inteligencia artificial y cambio climático son los principales riesgos que enfrenta la industria de seguros

Elaborado por el Centro para el Estudio de la Innovación Financiera y PWC, el estudio levantó las opiniones de 589 profesionales y observadores cercanos en 39 territorios.

El estado de ánimo general de la industria aseguradora se ha deteriorado ligeramente desde 2021 a medida que surgen nuevas amenazas para la estabilidad del negocio.

Así lo evidenció una nueva encuesta elaborada por el Centro para el Estudio de la Innovación Financiera (CSFI, en inglés) en asociación con PwC, que describe los riesgos más urgentes o “banana skins” a los que se enfrentarán las aseguradoras en 2023, según la opinión de una muestra de 589 profesionales.

Este año, la tecnología encabezó la agenda con el cibercrimen en el puesto número uno y la aparición por primera vez en la historia de la Inteligencia Artificial (IA) en el listado.

El cambio climático también destacó como una de las principales preocupaciones de la industria, principalmente entre aseguradoras, al soportar el costo de los siniestros catastróficos provocados por fenómenos meteorológicos extremos.

Variación de los riesgos entre 2021 y 2023

Fuente: Los principales riesgos de la industria aseguradora

“Los resultados del informe identifican el cibercrimen, la regulación, el cambio climático, la tecnología y el talento humano como los cinco principales riesgos, los cuales, si bien han estado presente en estudios anteriores, la tendencia ha ido cambiando, unido esto a que las transformaciones, aceleradas por la pandemia, desafían a encontrar soluciones novedosas para continuar otorgando mayor protección a los asegurados”, comentó Elizabeth Vivanco, Socia de Auditoría de PwC Chile.

Con respecto a los ciberataques, este riesgo no muestra signos de remitir a medida que aumenta la sofisticación de los piratas informáticos y los «vectores de ataque» para explotar las vulnerabilidades de las defensas de las aseguradoras.

A su vez, la IA ha pasado a engrosar por primera vez la lista de riesgos. Según indica el documento, las preocupaciones no sólo se centran en el ritmo acelerado de desarrollo, sino también en la fiabilidad de los datos y en cómo se utilizan. El vínculo con la ciberdelincuencia incluye el creciente uso de la IA para penetrar en las defensas e imitar a personas reales.