El impacto que tendrá la Norma de Carácter General N°330 en la industria aseguradora

Luego de los cambios introducidos al artículo 40 del DFL 251, la Comisión para el Mercado Financiero presentó la propuesta normativa que modifica la Norma de Carácter General N°330 que regula la contratación individual y colectiva de seguros asociados a créditos hipotecarios.

En resumen, lo que establece la nueva redacción del artículo se relaciona con la prohibición de exigencia de corredor de seguros en las ofertas que presenten las aseguradoras; la prohibición para la entidad crediticia de poder sustituir al corredor incluido en la oferta adjudicada; la prohibición de participación en la licitación, directa o indirectamente, de los corredores de seguros que hayan asesorado a la entidad crediticia licitante en dicha licitación; el reforzamiento de la prohibición de pago de comisiones o pagos a favor de la entidad crediticia asociados a la contratación; la posibilidad de agrupación de carteras de menor tamaño; y la eliminación del concepto “estadística agregada” respecto a la información que la entidad crediticia deberá entregar a los aseguradores.

En este contexto, la Asociación de Corredores de Bancaseguros presentó sus comentarios al regulador teniendo presente el impacto que esta norma tendrá sobre el negocio tanto respecto de las Corredoras de Seguros como de los propios Bancos. Para conocer más en detalle cómo se está desarrollando esta conversación, conversamos con el asesor legal de CBS, Antonio Villalobos.

-¿Qué fue lo que motivó que se realizara esta serie de cambios a la legislación?

En el año 2017 la Fiscalía Nacional Económica inició una investigación para analizar cómo se estaba desarrollando el mercado asegurador. En ese momento, la FNE planteó una serie de cambios a los procesos de licitación de seguros asociados a los créditos hipotecarios. De forma paralela, la CMF había trabajado para actualizar y perfeccionar, de acuerdo a sus criterios, el actual sistema.

Los cambios que propuso en su momento la FNE, fueron recogidos casi en su totalidad en el Proyecto de Ley de Agentes de Mercado, el que fue aprobado en el Congreso, con lo que se hizo necesario hacer varias adecuaciones, que aún están en trámite, a través de normas administrativas que regulan el detalle de este tipo de procesos.

¿Y cuál es el impacto que tiene la nueva normativa para este negocio en particular?

Es un impacto importante para las corredoras filiales de banco, porque uno de los cambios fundamentales que tiene esta ley es que ya no se podrá exigir, dentro de las bases de licitación, la presencia de un corredor de seguros como parte de la oferta que tiene que presentar la compañía. Todo esto con el fin, en teoría, de bajar los precios.

Esto podría impactar en que se vean restringidas sus comisiones a un porcentaje mínimo, o que  derechamente las compañías decidan no participar con corredores seguros.

¿Qué impacto podría tener esta normativa, tal y como está, para el cliente?

La modificación de la norma que se está proponiendo privilegia de manera fundamental el tema del precio. Esto puede impactar temas relacionados al servicio al cliente, relacionados especialmente con la los procesos de incorporación a los seguros y en la tramitación de siniestros, donde la función del corredor es muy relevante para efectos de acelerar la respuesta de las compañías haciéndolas cumplir con los plazos que se les exigen. Si el cliente no tiene un interlocutor frente a la compañía, va a quedar, en la práctica,  sin mayor apoyo técnico.

Esto es especialmente importante en la cobertura de desgravamen. Cuando fallece un cliente, quienes tienen que seguir tramitando todo este tipo de temas, son los herederos, y como ellos no tienen mayor relación con el banco, quedan en un estado de indefensión frente a todo el trámite administrativo, sobre todo si hay rechazo y se quiere impugnar la decisión. Ahí el rol del corredor es vital.

En definitiva, es muy probable que se vea un deterioro tanto en la calidad de servicio como en la atención al cliente.

-¿Cuáles son los pasos a seguir en esta materia?

La normativa que aterriza los cambios introducidos al artículo 40 del DFL 251 aún está en borrador. Mi impresión es que la norma definitiva debería estar saliendo, después de haber recogido  todos los comentarios del mercado, entre enero y marzo de 2022. Una vez emitida esa norma, los procesos de licitación que se inician sesenta días después de que se dicte, van a tener que estar adecuados a esta nueva disposición.