El lento avance Fintech en Latinoamérica

Si bien existen casos donde la regulación fintech ha avanzado, la mayoría de los países de América Latina carecen de una normativa específica para este sector.

Para fomentar la competencia y la inclusión financiera de la mano de la innovación y la tecnología, es que diversos países están impulsando regulaciones para el sector fintech en el mundo, camino que Chile ha estado recorriendo desde hace un tiempo, luego de la promulgación de la Ley Fintech a principios de 2023.

Si bien se ha visto en la región un crecimiento explosivo de distintas empresas de este tipo en los últimos años, en la mayoría de los países de América Latina no hay normativas específicas que las regulen, de acuerdo a la plataforma Compliance Latam.

Es el caso de Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Paraguay, Perú y Uruguay, las que no cuentan con leyes específicas en la materia. Por el contrario, países como Brasil, México y Ecuador, sí han normado este ámbito de las finanzas, pero ¿cómo han sido los avances de estos países que ya cuentan con esta legislación?

Brasil, pionero en la región

Brasil impulsó en 2013 la “Ley de Pagos”, y desde entonces, el desarrollo del sector fintech ha estado en el centro de la agenda regulatoria de este país, apuntando principalmente a las industrias de pago y crédito. De acuerdo al documento “Regulación Fintech en Latinoamérica”, este país ha impulsado desde el Banco Central, la “Agenda BC#”, compuesta por medidas microeconómicas divididas en inclusión financiera, competencia, transparencia, educación financiera, y sostenibilidad.

En relación al sector de seguros, este se encuentra en un marco regulatorio separado respecto a otros servicios fintech, siendo regulados por Autoridad de Seguros Privados (SUSEP), y son sujetos a las directrices que emanen del Consejo Nacional de Seguros Privados (CNSP), órgano dependiente del Ministerio de Hacienda.

En julio de 2017, frente al explosivo crecimiento de tecnologías fintech en el mundo, se creó una Comisión Especial de Innovación e Insurtech, con el fin de estudiar el impacto de estas tecnologías en el sector asegurador tradicional, y sugerir potenciales regulaciones, dando paso en 2020 a la creación de un sandbox regulatorio a través de SUSEP.

Desde entonces Brasil ha impulsado el ecosistema insurtech y actualmente lidera en la región la creación de estas empresas con el 35% del mercado regional, con casi 200 insurtech.

México, un mercado en desarrollo

En 2018 se publicó la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera o “Ley Fintech”, la que regula la mayoría de las actividades relacionadas con estas tecnologías, como el crowdfunding, pagos virtuales, o criptomonedas, por nombrar algunas.

El país azteca enfrenta retos importantes en cuanto a penetración tecnológica. Una parte importante de su población no cuenta con una buena conexión a internet. Asimismo, y según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, en 2021 32,2% de la población adulta en México seguía excluida del sistema financiero, y solamente el 21% de la población tenía algún tipo de seguro.

México no ha avanzado en una legislación específica para las insurtech, pese a ocupar el segundo lugar en la región con más empresas de este tipo en Latinoamérica, que hasta enero de 2024, contaba con poco más de 110 insurtech.

Ecuador, una regulación incipiente

A fines de 2022, fue promulgada la Ley Orgánica para el Desarrollo, Regulación y Control de los Servicios Financieros Tecnológicos, o “Ley Fintech”, la que busca regular medios de pago centrados en tecnología; servicios financieros tecnológicos; empresas especializadas en depósitos y pagos electrónicos; y servicios tecnológicos en el mercado de valores y en el de seguros.

En el área de seguros, Ecuador reconoce que las compañías puedan hacer uso de plataformas electrónicas para la obtención de contratos de seguro con el usuario final, y para la comparación de pólizas. Sin embargo, no se contempla a las insurtech como modelo de distribución.

A fines de 2023, Ecuador aprobó una ley orgánica de reforma de la Ley Fintech, con la que se pretende regular a las empresas insurtech. Hasta enero de 2024, este país contaba con casi 20 empresas de este tipo.