Innovación y confianza, el sello de la nueva era de la bancaseguros

María Isabel Aranda, gerente general de la Asociación de Corredores de Bancaseguros

“La IA podrá colaborar en la creación de empleos humanos de otra manera. En lugar de que los humanos compitan con la IA, podrían centrarse en su mantenimiento y en su uso”. Con esta frase, el académico y pensador israelita Yuval Noah Harari, en su texto “21 lecciones para el Siglo XXI”, da cuenta de uno de los principales temores de la humanidad, que es el alcance de la tecnología, máquinas e innovación y su impacto para el mundo.

Sin duda, cuando hablamos de innovación y tecnología, ambos conceptos son transversales a todos los sectores productivos, de una u otra manera, todos queremos ser más innovadores y tecnológicos en pro de mejorar la calidad y experiencia de nuestros clientes. El rubro asegurador tampoco está exento de esto. En el último año, hemos sido testigos de importantes transformaciones de la industria, que van desde una nueva mirada focalizada al cliente más que en el producto, la obligación de incorporar nuevos procesos de digitalización (tal vez uno de los más aspectos más complejos de implementar), hasta los cambios normativos como la Ley de Agentes de Mercado.

Considerando el panorama global por la pandemia de Covid-19, la industria ha tenido que poner a prueba su resiliencia, donde vimos un duro cierre 2020, considerando datos de prima intermediada- para las corredoras de seguro bancarias, que se reflejó en una caída de un 11% en términos generales, lo que representa alrededor de MM$170.000. Y revisando la producción a septiembre 2021, vemos un repunte de un 15% de incremento en la prima intermediada, que nos da cuenta del resultado de las transformaciones que el rubro ha debido adoptar, pero aún nos queda un largo camino por recorrer.

Esta comprobado que el impulso de la tecnología y la innovación son las mejores herramientas para que las organizaciones puedan responder a los retos y abrir nuevas oportunidades. Hoy, hemos visto como la industria, en especial, en mercados más maduros, apunta al Open Insurance, pero las preguntas que cabe hacerse son: ¿Estamos preparados para afrontar estos desafíos? ¿Cómo adaptamos los modelos de negocios para lograr los resultados esperados? Creo que aún hay importantes desafíos.

Esta transformación que impulsó la pandemia no sólo viene a recordarnos los volátiles entornos en los que nos insertamos, sino que también cómo nuestro quehacer debe estar orientado a ofrecer las mejores oportunidades a los clientes y, para lograrlo, debemos gestionar su confianza, y conocerlos mejor. Por lo mismo, la digitalización y la incorporación de tecnología, ofrece oportunidades inimaginables en el ámbito de actualización de servicios, desde la venta hasta el servicio postventa (muchas veces postergado), así como la flexibilidad que debemos adquirir para contar con modelos operativos on demand. Recordemos que hoy la industria nos conmina a contar con una mirada financiera centrada en el cliente, más allá de los productos y servicios.

Tenemos un complejo desafío, no sólo de cambiar, sino que de convertirnos en articuladores en el mercado entre la digitalización y la bancaseguros tradicional. Hoy, es el momento para la acción,  y sin duda la tecnología y el foco en el cliente son claves para avanzar de manera exitosa.